Pedro L. Jáuregui Ávila – jaureguiavila@gmail.com

El gimnasta, Alberto Rafael Iriarte Pacheco, como la mayoría de los practicantes de la disciplina, es producto del sacrificio, la disciplina y la constancia.

El deportista, quien por estos días se encuentra en Cúcuta, vive desde hace 18 meses en Nueva Jersey (Estados Unidos), donde entrena con John Ramírez, ‘Veneco’, quien sigue las instrucciones del plan de trabajo que envió Jairo Ruiz Casas.  

Alberto, nació el 17 de mayo de 1996 en Cartagena, la ciudad de las murallas que no pudieron derribar los corsarios ingleses.

Su papá, Alberto Iriarte Sénior, no pudo cristalizar sus sueños de gloria en el mundo de la gimnasia y su progenitora, Ludys Pacheco, tampoco los suyos en el boxeo.

En su infancia creía en el Niño Dios y Papá Noel y como todos los niños costeños practicó fútbol y béisbol, pero su papá, a los nueve, lo empujó al mundo de la gimnasia.

EL COMIENZO

A ‘Miky’, como le decían en un comienzo sus compañeros de la nueva disciplina, no le fue bien al principio porque se fracturó la mano derecha y se rompió el tabique nasal.

Los accidentes no le sacaron de su nuevo deporte, porque su papá, no lo dejaba y porque poco a poco a él le empezó a agradar.

“La gimnasia es una pasión”, acotó. “Veo a la gimnasia como un gran trampolín para ser alguien en la vida”, agregó.

En 2005, a los nueve años, empezó a ver el fruto de su trabajo y disciplina al ganar las primeras medallas de oro, 5, en los Juegos Intercolegiados de Bolívar y luego, otras 5, en las finales Nacionales en Armenia.

En el 2010, la liga de Gimnasia de Norte de Santander, encabezada por Jairo Ruiz Casas, trasladó su campo de entrenamiento a Cartagena, porque no tenía escenario para entrenar y los alumnos, donde figuraba Jossimar Calvo tenían una oportunidad única de ganar la disciplina en los Juegos Nacionales que se efectuaron en Cúcuta, después de 20 años de haberlo hecho en Barranquilla, como al fin sucedió.

Ruiz Casas, al ver que Iriarte tenía condiciones lo vinculó a los trabajos y posteriormente a la Liga. El deportista se graduó de bachiller en Cúcuta, en el Instituto Sin Frontera

TRAGOS AMARGOS

Dos graves lesiones ha tenido que enfrentar Iriarte Pacheco. Los percances ocurrieron cuando estaba entrenando en el coliseo Eustorgio Colmenares de Cúcuta.

“Fueron momentos tristes. La primera vez fue una lesión en la rodilla derecha. Trabajaba en paralelas e hice una salida doble adelante, ‘clavé’ muy corto y cuando me fui a levantar, la rodilla se me fue para adentro y me rompí el menisco. Me sentí achicopalado y muy decaído las dos primeras semanas y con ganas de retirarme,”.

“La otra sucedió cuando me alistaba para un selectivo a unos Juegos Suramericanos y me fracture el radio y el cubito, en un elemento cubital a la salida de una rutina en el trampolín, donde se me soltó el guante. Fue un momento decepcionante”, aseveró.

LOGROS Y EL FUTURO

En el 2011, debutó con Norte de Santander en Bogotá en un torneo nacional y ganó la medalla de oro en la modalidad individual contra todos los pronósticos.  

El profesor Jairo Ruiz me decía “Albertico, usted va a ser el campeón, pero no le creía porque entre los rivales estaba Andrés Martínez (Antioquia) y al resto de la delegación antioqueña como también la de Bogotá con mayor fogueo, pero al final se me dio la victoria. Cuando recibí la medalla de oro corrí y se la puse en el cuello al profesor Jairo (Ruiz)”, recordó.

Iriarte obtuvo además oro en suelo y barras paralelas.

En el 2007 fue designado deportista Futuro por Acord Bolívar.

En el 2013, fue múltiple campeón nacional juvenil en Sogamoso (Boyacá). Un año más tarde representó a Colombia en el invitacional de Acapulco (México) donde ganó la modalidad individual y oro en suelo y salto con trampolín.

También puede Leer en Vocero Prensa.

Vocero Prensa
Vocero Prensa

Suscríbase a nuestro canal de YouTube
Síguenos en TwitterFacebook, Instagram

Comentarios en Facebook

shares
A %d blogueros les gusta esto: