El martes 11 de junio, la asamblea nacional de Venezuela, emitió un comunicado expresando su preocupación por la situación en la frontera colombo venezolana. Durante el debate sobre el tema, varios diputados afirmaron que «en la frontera la soberanía la ejercen grupos irregulares, en vez de las fuerzas armadas venezolana».

La declaración de la asamblea es el resultado de los llamamientos de atención de diversas ONG especialistas en el tema, donde resalta la Fundación Redes; que recientemente entregó su Informe anual 2018 a una comisión especial de la AN.

Dada la declaración de la AN, el día de ayer, el equipo de punto de corte entrevistó a Javier Tarazona, director de FundaRedes, para conocer su impresión sobre este tema.

Punto de Corte (PC): ¿Que está ocurriendo en las zonas fronteriza venezolana? ¿Por que hay tantas voces alarmadas?

Javier Tarazona (JT): La situación en la frontera colombo venezolana es que el resultado de una emergencia humanitaria compleja que reina en Venezuela. Caracterizada hoy la frontera del lado venezolano como contexto opresivo, característico de la destrucción total del sistema público el sistema privado que garantiza bienes servicios a la población. La población fronteriza, mucha de ella se ha desplazado a Colombia o a otros países, formando parte de la nomenclatura de la migración forzada venezolanos, que según cifras del ACNUR supera los cuatro millones hasta esta fecha.

Pero también ha habido un desplazamiento interno de venezolanos del centro del oriente y del occidente de Venezuela hacia territorio tachirense, específicamente sólo municipios Pedro María Ureña y Bolívar, donde han venido comportándose como una población péndular. Esta población va y viene diariamente a Colombia y a Venezuela desarrollan actividades laborales legales, ilegales, en distintos rubros y finalmente han generado que la frontera sea un cóctel de violencia que se ha ido añejando y consolidando en el marco el abandono del Estado (de las instituciones) a la frontera. El abandono material salud, el abandono materia educación, el abandono en materia de asistencia, el abandono en materia de defensa y seguridad de la nación.

Colombia trochas
Grupo irregular cobrando paso por un puente improvisado

Las consecuencias

PD: ¿Que genera esa situación?

JC: Eso ha generado que grupos al margen de la ley grupos calificados en Colombia como grupos irregulares (paramilitares y guerrilleros) han encontrado en territorio venezolano, espacio físico para desarrollar sus operaciones sin una confrontación con las fuerzas armadas (como sí lo tienen en Colombia) y han encontrado en la población venezolana unos actores vulnerables que pueden hacer parte de sus operaciones por ser una mano de obra más barata que la que puede costarle en Colombia y éste finalmente le permite ser eficiencia dentro de su operación.

PD: ¿Quiere ud decir que hay venezolanos en estos grupos irregulares?

JC: ¡Si! La situación ha hecho que un número importante de venezolanos hoy sean militante activo de estas organizaciones terroristas, con la cual se viene fortaleciendo el trabajo el contrabando, la economía paralela el microtráfico de narcotráfico, y hoy se consolida la guerrilla colombiana y los grupos paramilitares en la frontera como la primera empresa, la guerrilla colombiana como la primera empresa transnacional generadora de empleo la población fronteriza.

Los grupos irregulares

PD: ¿A que grupos se refiere?

JC: En ese sentido los intereses de la guerrilla en Venezuela (del ELN, de la disidencia de las FARC, de incluso «los boliches» que es te dan una guerrilla venezolana el Frente Bolivariano de Liberación que ha sido consolida bajo las riendas de colombianos) ha venido encontrando la diversificación de sus actividades y la posibilidad de llevar adelante con mano obra venezolana, con un escenario dispuesto, con unas fuerzas armadas aliadas (que entraron en el negocio) nuevos aspectos de la economía, como lo son la ruta de extracción de minerales venezolanos (como el coltán, como el oro como, el diamante) que terminan siendo una ventaja económica para estos grupos irregulares, y el territorio venezolano termina siendo el escenario propicio para ello.

PD: ¿Que tipo de negocios manejan los grupos irregulares?

JC: En relación a esos se han venido concretando nuevas redes de la actividad económica paralela. Por ello la cifra de muertos, desaparecidos, con una conducta intimidatoria constante. La población fronteriza prácticamente vive «con un rosario en la boca» (aquel que no participa activa ilegal). O una población cercana, otro municipio cercano de la frontera con Colombia como Rafael Urdaneta, donde practicamente toda la población tiene un trabajo directo e indirecto con estos grupos, y el estado de ánimo y psicológico es de una habituación total. Allí se superó lo del síndrome de estocolmo, y hay una completa habituación por parte la población estos grupos irregulares.

La apertura de la frontera

PD: ¿La apertura de la frontera resuelve esa situación?

JC: La apertura de la frontera no responde realmente a lo que por micrófono se dice la apertura de la frontera. Es finalmente la apertura de la compuerta de una represa que está a punto de desbordarse. Veníamos alertando desde FundaRedes semanas atrás ante la Defensoría del Pueblo en Caracas y la propia Fiscalía General de la nación la necesidad de abrir la frontera. Hasta este momento no se ha abierto la frontera. Lo único que han generado es que hay un paso peatonal sin control. Llaman ellos sin control, pero verdaderamente la extorsión sigue por parte de los funcionarios policiales migratorio los funcionarios de la fuerza armada de la Guardia Nacional. Sigue la extorsión diaria los venezolanos que transitan por el puente Simón Bolívar y por el puente Francisco de Paula Santander.

Ciertamente lo que está ocurriendo allí es el resultado de escenarios sangrientos que se han venido ni consolidando entre los grupos de regulares que se disputan el control del territorio (el control físico de la zona) para hacer de las suyas en esto paso ilegales.

Las soluciones

PD: ¿Que hay que hacer entonces para resolver esta situación?

Yo creo que es importante, en primer lugar entender, que el problema de las fronteras en un problema que afecta no solamente a Venezuela y Colombia; sino afecta a la región, porque estamos hablando de temas muy sensibles, como seguridad estado, donde aparecen elementos emergentes (que hemos denunciado y solicita al estado venezolano, que responda así como instancias internacionales de la CIDH, de la propia corte penal internacional y la propia relatoría de los derechos humanos de las naciones unidas). Y nos referimos en este caso al manejo de armas, al escenario hostil y de guerra que se genera en estas poblaciones venezolana.

La comunidad internacional

PD: ¿Que debe hacer la comunidad internacional?

JC: Esto requiere en primer lugar el reconocimiento de la comunidad internacional y las instancias que dan garantía los derechos humanos; a nivel de iberoamérica, a nivel del sistema interamericano, del sistema a universal; pero también requiere el concierto la participación de los países de la región que se están viendo afectados, por una nueva ruta de tráfico de minerales; por ya no solamente ser Venezuela un puente del narcotráfico; sino también ha generado desplazamiento importantes en la zona sur del estado Zulia (municipios Catatumbo y municipio Jesús María Semprún); para tener el control de estos espacios, por la rica de posibilidad, o por la riqueza de las tierras que posibilitan el cultivo de drogas. Eso esta ocurriendo en el territorio venezolano, razón por la cual debemos alertar a la comunidad internacional de esta situación perversa y trágica.

PD: ¿Entonces que se pretende con esta apertura de la frontera?

JC: La pretensiones es general nuevos controles para el paso de colombianos a Venezuela, o el paso venezolanos a Colombia. Aumenta la extorsión, aumenta la humillación hacia las personas, aumenta el proceso de incertidumbre. Aumenta las condiciones de una zona hostil, una zona donde hay trata de personas, donde hay violaciones de niños, donde se violenta en los derechos más básicos. Esto ocurre diariamente en territorio fronterizo. Y es lamentable que el Estado venezolano no reconozca la vulnerabilidad que tiene la población venezolana; se niegue que hay una migración forzada; se niegue que la actuación de los grupos irregulares en territorio venezolano es como «pedro por su casa» (hacen quitan y ponen).

PD: ¿Cual es la clave de la solución?

JC: Lo importante en primer lugar reconocer, y en segundo lugar entender que es un problema más allá de Venezuela y Colombia.

Vocero Prensa
Vocero Prensa

Suscríbase a nuestro canal de YouTube
Síguenos en TwitterFacebook, Instagram

Comentarios en Facebook

shares
A %d blogueros les gusta esto: