Aunque las conversaciones en Noruega, mostraron a lo inmediato un progreso casi nulo, los funcionarios noruegos invitaron a los representantes del régimen y de la oposición a una segunda ronda.

Los representantes del presidente del Parlamento, Juan Guaidó, insisten en que cualquier diálogo, depende de que Nicolás Maduro acepte la propuesta de someter la presidencia a nuevas votaciones. De acuerdo con diplomáticos y legisladores, que hablaron de forma anónima, ninguna de las partes ha aceptado, de momento, nuevas conversaciones.

El escepticismo se propaga ampliamente, dentro de la oposición y entre los observadores. Desconfían que el régimen hará «concesiones significativas», sí solo sí, disminuyen las protestas y los opositores se oculten de una nueva ola de represión, persecución y detención arbitraria.

El régimen ha pedido en repetidas ocasiones acudir al diálogo. Pero, luego de varios intentos fallidos, tanto de los países vecinos de Venezuela y del Vaticano para encontrar una solución, los críticos confían que las propuestas son solo un «engaño habilidoso».

«Las barreras para el éxito siguen siendo muy altas», escribió la analista de Eurasia Group, Risa Grais-Targow, en una nota de investigación el lunes. «A medida que la crisis se prolonga, ambas partes pueden desesperarse más para alcanzar una solución que facilite algunos avances».

Los esfuerzos de mediación no han avanzado, mientras las tensiones se incrementan. Representantes del Grupo de contacto internacional, una iniciativa que comprende ocho estados miembros de la UE y cuatro países latinoamericanos, se reunieron con ambas partes en Caracas. Luego que la oposición intentó provocar un levantamiento militar el 30 de abril.

Desanimos y resistencia

Tal como comentan diplomáticos y legisladores familiarizados con las discusiones, los funcionarios europeos visitantes se desanimaron aún más, cuando Maduro respondió sus propuestas de celebrar «elecciones generales» con un plan para adelantar la votación legislativa del próximo año. Disolviendo, efectivamente, la Asamblea Nacional actual.

En Oslo, los mediadores también encontraron resistencia a la idea de un nuevo voto presidencial. Las delegaciones de la oposición y el gobierno, se reunieron con los mediadores por separado. No hablaron cara a cara. Las discusiones se centraron para una futura negociación formal.

De darse una segunda ronda de conversaciones, los mediadores por parte de la oposición y el régimen serán los mismos que en la primera.

  • En representación de la oposición: El ex alcalde, Gerardo Blyde, el ex ministro de Transporte, Fernando Martínez Mottola, el vicepresidente de la AN, Stalin González y el ex rector del CNE, Vicente Díaz
  • En representación del régimen: El ministro de información, Jorge Rodríguez, el gobernador del estado de Miranda, Héctor Rodríguez y el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza.

Lea el reportaje completo en Bloomberg

Lea también en Vocero Prensa

Vocero Prensa
Vocero Prensa

Suscríbase a nuestro canal de YouTube
Síguenos en TwitterFacebook, Instagram

Comentarios en Facebook

shares
A %d blogueros les gusta esto: